DISCAPACITODOS

Educación, Tecnología y Accesibilidad nos importan a todos. Porque bajo las circunstancias adecuadas, todos somos discapacitados.

Ensayo y acierto

Pocas expresiones han hecho tanto daño a la pedagogía como el “aprendizaje por ensayo y error”. Es una expresión falaz que, además de encenderme, justifica lo injustificable y da coartada a la dejadez y desidia didáctica de muchos.

Decir que algo puede aprenderse por ensayo y error no es faltar a la verdad pero sí maquillarla a nuestra conveniencia. El ensayo es una parte vital y significativa de todo proceso de descubrimiento. Es importante probar, tantear, explorar cosas distintas. Obviamente muchos de dichos tanteos serán callejones sin salida, errores garrafales y fallos catastróficos. Otros no tendrán resultados tan descorazonadores pero serán igual deinútiles y faltos de resultado aprovechable. Tomemos todos ellos como “error”. No hay nada de aprendizaje en ello. Hay reflexión, sí. Hay reconsideración de enfoque, sí. Hay tendencia a la acción, a hacer algo distinto, sí. Hay toma de decisiones, sí. Hay cambio en la conducta, sí. Pero no hay verdadero aprendizaje de la tarea que se espera.

Aprendemos a montar en bicicleta montando en bicicleta, aunque suene a perogrullo. No aprendemos cayéndonos ni perdiendo el equilibrio. En dichas situaciones nos encontramos ante un estímulo aversivo (la caída, el dolor, la vergüenza…) que deseamos evitar. Por ello intentamos pedalear de un modo distinto la siguiente vez. Es un sistema de descarte. Cuando por fin mantenemos el equilibrio un rato nos sentimos genial, realizados y pletóricos de orgullo y satisfacción. Ese subidón positivo es el que fija la conducta, en este caso el modo de montar en bici, y genera aprendizaje.

Aprendemos del éxito y no del fracaso. Siendo el fracaso necesario, porque es importante aprender a lidiar con la frustración de equivocarse o hacer algo mal, no es quien nos enseña. El método de ensayo y error es parte del proceso de aprender, pero no quien genera el aprendizaje. El el éxito quien nos enseña.

Conviene no olvidarlo porque cuando enfrentamos a los alumnos a una tarea demasiado compleja o inabordable sólo aprende a fracasar y a considerarse fracasado, ya que será la única tarea en la que tenga éxito, por paradójico que suene.

La pedagogía siempre debe estar orientada al éxito porque todos aprendemos por ensayo y acierto.

2 comments for “Ensayo y acierto

  1. mininadecheshire
    06/10/2014 at 11:28 am

    Y por si queréis evidencias científicas, como muestra un botón:
    Histed, M.H., Pasupathy, A., and Miller, E.K. “Learning substrates in the primate prefrontal cortex and striatum: sustained activity related to successful actions.” Neuron, 63: 244-253, 2009.

    Los resultados explicados aquí: http://abcnews.go.com/Technology/DyeHard/story?id=8319006

    Y una revisión del tema en plan ameno aquí: http://www.businessinsider.com/we-learn-more-from-success-than-failure-2014-6

  2. Pepe
    06/10/2014 at 10:06 pm

    Me ha gustado el post, Fátima, muy inspirador.

    Un par de ejemplos:

    Cuando aprendí a montar en bici no sufrí ninguna caída. No es ningún logro especial; es que fui con cuidado, ya de mayorcito, y echando el pie a cada pérdida de equilibrio. Ya después de llevar tiempo montando en bici sufrí alguna caída ^_^ Así que en mi caso sí: aprender a montar en bici fue más una cuestión de “encontrar el flow” que de corregir errores.

    El otro ejemplo va de ajedrez. Yo siempre pensé que “aprender de los errores” tenía más sentido en un entorno competitivo, donde a partir de cierto nivel las diferencias las marcan los errores. En el ajedrez de competición (corpus teórico grande y complejo –> mucho que aprender), muchas partidas se deciden por errores y es lógico pensar “debo fijarme en mis errores para mejorar”. Pero cada vez más me doy cuenta de que (1) los mejores del mundo también cometen errores, (2) cuando alguien mejor que yo me gana es porque sabe más, no porque cometa menos errores, y (3) los errores siempre vienen causados por otros aspectos que se pueden entrenar. Así que incluso en un entorno competitivo en el que los errores se pagan, creo que aprender “en positivo” (esto es, “aprender a hacer” en lugar de “aprender a evitar”) es más útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR