DISCAPACITODOS

Educación, Tecnología y Accesibilidad nos importan a todos. Porque bajo las circunstancias adecuadas, todos somos discapacitados.

Donde viven los monstruos


Lindeiros – Noviembre 2014

Sobrevivir a la infancia no es tarea fácil en la actualidad. Las familias viven inmersas en una percepción de miedo e inseguridad que acolcha a los niños -y no tan niños- en capas de papel de burbuja, con el único objetivo de prevenir un supuesto mal que no acaba de materializarse.

Según el Balance de la criminalidad de 2013 nuestro país disfruta de un descenso continuado de la criminalidad desde 2002. En la actualidad la tasa de homicidios es la más baja de la UE-15. En este marco Galicia goza de una situación privilegiada, con una tasa de ofensas y delitos que corresponde a la mitad de la media española. Sólo nos ganan en “placidez y seguridad” Cantabria, Asturias y Extremadura.

Pero pese a esta acumulación de datos objetivos, contrastados y públicos, los progenitores vivimos inmersos en un pánico continuo a que nuestros hijos sufran el ataque de cualquier desaprensivo a las primeras de cambio.

Por ello no les dejamos jugar en la calle por su cuenta y los confinamos en parques vallados, llenos de columpios erizados de medidas de seguridad pasiva, indicaciones de edad y teléfonos de emergencia. Sin embargo jugar en la calle, en las plazas y en los descampados es, posiblemente, uno de los mejores recuerdos que muchos guardamos de nuestra niñez. Era en esos momentos en los que poníamos a prueba nuestra capacidad para encarar el riesgo y salir, o no, victoriosos.

Por ello ya nadie va andando sólo a la escuela hasta que las hormonas adolescentes le rebosan por la nariz (y a veces ni así), pese a que muchos educadores llevan años alzando la voz a favor de recuperar esta práctica perdida. El genial psicopedagogo y dibujante Francesco Tonucci (Frato) ha pasado la última década estudiando el impacto en de esta práctica, entre otros, en la reducción de problemas de comportamiento asociados al diagnóstico de TDAH.

Por ello la habilidad para encarar riesgos físicos se ve mermada. Con columpios de seguridad, sin muros ni enrejados ni bordes, sin zonas resbaladizas, elevadas o de difícil acceso, nuestros pequeños ya no tienen un espacio en el que ejercitar habilidades motrices tan necesarias como el equilibrio o la superación del miedo a las alturas.
La puntería ya no es lo que era porque, obviamente, ya nadie tira piedras. No hace mucho una señora le afeó la conducta a mi marido y a mi hija porque tiraban piedrecitas al mar para hacerlas saltar sobre las aguas. A su parecer, esas lascas afectan al calado del puerto y al marisqueo.
De que los peques fabriquen su propio tirachinas y manejen herramienta mejor ya ni hablamos.

Vivimos inmersos en la cultura del miedo. Tenemos miedo de los criminales, miedo de nuestro entorno físico y hasta miedo del miedo. El miedo como negocio responde a muchos intereses, como el lingüista Noam Chomsky y el cineasta Michael Moore, llevan años denunciando. Ese miedo está acunando a una generación insegura, asustadiza e incapaz de asumir el riesgo.

Este miedo obvia, además, la más sangrante situación. La grandísima mayoría de las agresiones infantiles constitutivas de maltrato se dan en el seno de la familia y entorno próximo. En el mundo 275 millones de niñas y niños son víctimas cada año de violencia dentro de sus hogares, espacio que debiera ser de protección, de afecto y de resguardo de sus derechos. Aproximadamente un 5% de los niños y niñas menores de 18 años sufren o han sufrido maltrato en el seno de sus familias. Esto quiere decir que en un aula de 25 alumnos lo más probable es que, al menos uno de ellos sea víctima de maltrato en su entorno próximo.

Dejemos de temer a la calle, a los parques, a la ciudad. El monstruo, como temen la mayoría de los niños, no vive tras las edificios y en callejones. El peligro no está ahí fuera. Lamentablemente vive bajo su propia cama. Si queremos proteger a nuestro menores eduquémosles para ser valientes.

Ilustración en B/N que muestra a un monstruo con tentáculos acechando la cama de un niño

Ilustración original de Jorge del Oro

Lindeiros – Novembro 2014

Sobrevivir á infancia non é tarefa fácil na actualidade. As familias viven inmersas nunha percepción de medo e inseguridade que acolcha aos nenos -e non tan nenos- en capas de papel de burbulla, co único obxectivo de previr un suposto mal que non acaba de materializarse.

Segundo o Balance da criminalidade de 2013 o noso país goza dun descenso continuado da criminalidade desde 2002. Na actualidade a taxa de homicidios é a máis baixa da UE-15. Neste marco Galicia goza dunha situación privilexiada, cunha taxa de ofensas e delitos que corresponde á metade da media española. Só nos gañan en “pracidez e seguridade” Cantabria, Asturias e Estremadura.

Pero a pesar desta acumulación de datos obxectivos, contrastados e públicos, os proxenitores vivimos inmersos nun pánico continuo a que os nosos fillos sufran o ataque de calquera desaprensivo en calquera momento.

Por iso non lles deixamos xogar na rúa pola súa conta e confinámolos en parques valados, cheos de randeeiras cubertas de medidas de seguridade pasiva, indicacións de idade e teléfonos de emerxencia. Con todo xogar na rúa, nas prazas e nos escampados é, posiblemente, un dos mellores recordos que moitos gardamos da nosa nenez. Era neses momentos nos que puñamos a proba a nosa capacidade para encarar o risco e saír, ou non, vitoriosos.

Por iso xa ninguén vai andando só á escola ata que as hormonas adolescentes sobórdanlle polo nariz (e ás veces nin así), a pesar de que moitos psicólogos, pedagogos e outros pensadores levan anos alzando a voz a favor de recuperar esta práctica perdida. O xenial psicopedagogo e debuxante Francesco Tonucci (Frato) pasou a última década estudando o impacto en de esta práctica, entre outros, na redución de problemas de comportamento asociados ao diagnóstico de TDAH.

Por iso a habilidade para encarar riscos físicos está a verse mermada. Con randeeiras de seguridade, sen muros nin enreixados nin bordos, sen zonas esvaradías, elevadas ou de difícil acceso, os nosos pequenos xa non teñen un espazo no que exercitar habilidades motrices tan necesarias como o equilibrio ou a superación do medo ás alturas.
A puntaría xa non é o que era porque, obviamente, xa ninguén tira pedras. Non fai moito unha señora afeoulle a conduta ao meu marido e á miña filla porque tiraban pedriñas ao mar para facelas saltar sobre as augas. Segundo ela esas lasquiñas afectaban o calado do peirao e ao marisqueo.
De que os peques fabríquen o seu propio tirapedras e manexen ferramenta mellor xa nin falamos.

Vivimos inmersos na cultura do medo. Temos medo dos criminais, medo da nosa contorna física e até medo do medo. O medo como negocio responde a moitos intereses, como o lingüista Noam Chomsky e o cineasta Michael Moore entro outros, levan anos denunciando. Ese medo está a arrolar unha xeración insegura, asustadiza e incapaz de asumir o risco.

Este medo obvia, ademais, a máis sanguenta situación. A grandísima maioría das agresións infantís constitutivas de malos tratos danse no seo da familia e contorna próxima. No mundo 275 millóns de nenas e nenos son vítimas cada ano de violencia dentro dos seus fogares, espazo que debese ser de protección, de afecto e de resgardo dos seus dereitos. Aproximadamente un 5% dos nenos e nenas menores de 18 anos sofren ou sufriron malos tratos no seo das súas familias. Isto quere dicir que nunha aula de 25 alumnos o máis probable é que polo menos un deles sexa vítima de malos tratos na súa contorna próxima.

Deixemos de temer á rúa, aos parques, á cidade. O monstro, como temen a maioría dos nenos, non vive tras os edificios e en canellóns. O perigo non está aí fóra. Lamentablemente vive baixo a súa propia cama. Se queremos protexer ao noso menores eduquémoslles para ser valentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR